Foro Cocina
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más Información.

Una receta de San Valentín por Tomás Elías González Benítez

Una receta de San Valentín por Tomás Elías González Benítez
« en: 04 de Febrero de 2019, 05:18:43 pm »

Hola mis amigos.

Gracias por seguir con tanto gusto mi blog y mis páginas de Facebook. Estoy contento del trato que me dan. Gracias por su amabilidad siempre.

Se acerca la fecha más romantica del año que es San Valentín y queremos celebrarlo con la elaboración de un postre divertido, bello y sobretodo muy rico.

Se trata del CORAZÓN DE GELATINA Y FRESAS

Esta receta es muy sensilla y rápida de elaborar. Primero limpiá bien el fresón y recorta en trocitos muy pequeños, como verás en la foto. Por otro lado, la gelatina de fresa se diluye en agua. Para ello, lo mejor es utilizar la receta que da la empresa de la gelatina.

Las instrucciones del fabricación dirá que lo lleve el agua con la gelatina a hervir. Entonces, añadir más agua según las instrucciones y remover.

En ese punto añadir la fresa y remover. Y echar todo en el molde. Ahora, cuando esté frío, se mete al refrigerador y se deja al mínimo dos horas a cuatro.

Es un postre rico y sabroso.

Sigue mi página de Facebook: Las recetas de Tomás Elías González Benítez. Te encantara.

https://tomaseliasgonzalezchef.blogspot.com/2019/02/san-valentin-receta-de-tomas-elias-gonzalez.html

Las fresas nos brindan un asombroso 129 por ciento del valor diario en vitamina C, bien conocido por combatir infecciones, pero también contienen manganeso y folato, así como potasio y su encima co- factora, superóxido dismutase. Bajo en calorías y grasas, las fresas son una rica fuente de antocianinas, elagitaninas, flavonoles, terpenoides, y ácidos fenólicos y elágicos, todos los fitonutrientes, que juntos multiplican el potencial anti- inflamatorio. Poseen en abundancia minerales como el cobre para el buen desarrollo de células rojas, así como fluoruro, hierro, y yodo.

Se cree que el mallorquín Ramón Llull fue uno de los primeros en recomendarla en diversas afecciones, en especial en la anemia, y también para devolver lozanía a la piel femenina.